Control de Plagas desinfecciones y fumigaciones

Tratamientos

Tareas de Pinos, Palmeras y Jardines

Fumigación Pinos, Palmeras y Jardines
Fumigación Pinos, Palmeras y Jardines

Fumigación Tratamientos Pinos/ Palmeras/Cipreses/Jardines...

Alisan Desinfecciones realiza tratamientos fitosanitarios de fumigación en pinos (procesionaria), palmeras (picudo rojo), cipreses (pulgón y gorgojo), jardines...

Para ello Alisan Desinfecciones cuenta con personal técnico y cualificado sobre el manejo y uso de todos los equipos y productos, así como los medios y accesorios más idóneos para la práctica de todo tipo de lucha antiparasitaria, utilizando los productos más adecuados y avanzados de última generación en baja toxicidad y máxima efectividad para el Control de Plagas y Protección del Medio-Ambiental, homologados y autorizados por la Dirección General de Sanidad Pública.

 

TRATAMIENTOS FITOSANITARIOS EN PALMERAS

Picudo rojo de la palmera

El picudo rojo /Rhynchophorus ferrugineus Olivier/ es un escarabajo volador y una grave plaga de cuarentena para las palmeras. Por este motivo, la legislación vigente obliga a los propietarios de las palmeras a notificar los indicios de infección o la presencia picudo rojo a las autoridades competentes, así como a permitir la entrada y las actuaciones al equipo de campo designado por las autoridades para combatir la plaga.

En caso de que detecte los daños descritos más abajo o tenga sospechas debe ponerse en contacto con el ayuntamiento o las Autoridades competentes.

Ciclo biológicoLa hembra adulta pone los huevos en la base de la hoja y estos tardan entre 3 y 4 días a eclosionar, dando lugar a la larva. La larva pasa por diferentes estadios y se alimenta del tejido vegetal que la rodea, preferentemente de las partes tiernas. Una vez madura, pasados de uno a tres meses, según la temperatura, se produce la pupa, la metamorfosis de la larva al picudo rojo adulto. Este ciclo se completa entre 3 y 4 veces al año.

Apariencia: El adulto es de color rojo anaranjado con manchas de color negro o marrón oscuro. Vive entre d os y tres meses. Esta es la fase de expansión de la plaga, ya que el picudo rojo abandona la palmera de nacimiento en busca de nuevas palmeras, guiándose sobre todo por el olfato.

Síntomas de la plagaEl picudo rojo representa una plaga sobre la que hay que actuar lo antes posible, antes de que el insecto se propague a otras palmeras. Aunque se trata de una plaga oculta, la detección precoz se basa en el reconocimiento de los síntomas que presentan las palmeras infectadas.

 

Palmera Phoenix canariensis

Cómo detectar la plagaEn Phoenix canariensis: La sintomatología observada en las palmeras es debida a la actividad alimenticia de las larvas y por los adultos en menor medida. La larva penetra por el capitel o corona, o directamente al tronco o estípite, perforando galerías de más de 1 metro de longitud, las galerías parten de la corona y se ramifican en el interior, las hojas centrales amarillean y se marchitan, de forma que en pocas semanas, la práctica totalidad de la corona se ve afectada, y si las galerías dañan la yema apical, la palmera muere.

 

Esta plaga puede afectar la gran mayoría de palmáceas, aunque el insecto siente predilección por las palmeras del género Phoenix, principalmente la palmera canaria (Phoenix canariensis) y, en menor medida, por la palmera datilera (Phoenix dactylifera).

Palmera datilera (Phoenix dactylifera)

Síntomas: Difieren considerablemente de los observados en Phoenix canariensis, con la aparición de exudados gomosos a lo largo del fuste o tronco.

El síntoma más habitual es la presencia de serrín en los hijuelos o en las heridas producidas en los trabajos de deshijado, y exudaciones de color rojizo o negro. Los hijuelos presentan hojas comidas. Levantando las axilas de las hojas que quedan pegadas al tronco se pueden observar pupas y orificios.

Otras especies: Aunque es poco frecuente, se han registrado daños en washingtonias, trachycarpus, chamaerop, cocoteros, etc.

 

Palmera variedad (Washingtonia).

Washingtonia robustaEn el levante español ataca tanto a las palmeras datileras (Phoenix dactylifera), a la palmera canaria (Phoenix canariensis) como a las distintas variedades de Palmeras (Washingtonia).

Tratamientos preventivosSon de vital importancia para frenar la expansión de la plaga y requieren de una serie de repeticiones, como programar un calendario, para aplicarlos durante las épocas de mayor vuelo del insecto. La prevención también consiste en observar el estado de la palmera periódicamente y notificar cualquier anomalía.

 

PodaToda poda de la palmera conlleva la emisión de kairomonas, una sustancia química que atrae al picudo rojo que se encuentra en búsqueda de nuevas palmeras. Por este motivo, la poda se realizará durante los meses fríos, enero y febrero, que es cuando menor vuelo del insecto hay y menos riesgo para la propia palmera y la propagación de la plaga. También es recomendable podar únicamente las palmas secas, tapando los cortes de poda con preparado impermeabilizante. Están prohibidos los cepillados del tronco durante todo el año y la poda durante el resto del año, a excepción de aquellas que hayan sido autorizadas por las Autoridades competentes.

Eliminación o saneamiento del ejemplar infectadoEn caso de indicio de infección, el propietario de la palmera debe avisar a las Autoridades competentes o a su Ayuntamiento para que el personal de inspección compruebe la existencia y el estado de la plaga de cuarentena del picudo rojo, y decida, en función de su análisis, bien eliminar la palmera o bien, en caso de poder salvarla, llevar a cabo un saneamiento de la parte afectadas.

 

TRATAMIENTO PROCESONARIA DEL PINO

Tratamierntos químicos

Estos tratamientos se han de dirigir a las copas de los árboles a proteger, mojando bien las acículas. Si esta operación se realiza de forma correcta y en el momento adecuado, se tiene la práctica seguridad de mantener los árboles tratados, limpios de plaga durante un año.

Para el tratamiento de superficies urbanas, parques y jardines, se requiere utilizar aparatos de pulverización terrestre, que estén dotados de bombas de suficiente potencia para poder alcanzar la copa de los pinos los productos biológicos emulsionados.

Los tratamientos químicos contra la procesionaria es aconsejable realizarlos sobre las orugas de los primeros estadios (finales de septiembre-octubre), ya que en estos momentos son más sensibles a los tratamientos y todavía no han efectuado defoliaciones importantes. Aunque depende de las zonas, los meses idóneos para realizar los tratamientos son los de octubre y noviembre. Si se trata más adelante hay que utilizar productos y dosis adecuadas al estado de desarrollo de la plaga, y aunque se logre matar a las orugas ya se habrán producido defoliaciones de importancia y por otra parte permanecerán en los árboles los bolsones que ya se han formado. Finalmente indicar que, como es lógico, los tratamientos son totalmente inútiles a partir del momento en que las orugas han abandonado el bolsón para efectuar los enterramientos, hecho que suele producirse durante los meses de febrero-marzo.

/Thaumetopea picyocampa/

     

 

Tratamiento por Endoterapia

Con la Endoterapia y haciendo tratamientos preventivos sobre los meses de septiembre se controlaría en su totalidad la plaga con un resultado de eficacia del 100%.

El tratamiento por vía inyección directa al tronco puede localizar el producto donde el insecto localiza su proceso alimentario (acícula) facilitando el control de la plaga.

Este medio de aplicación es totalmente respetuoso desde el punto de vista medioambiental y podemos caracterizarlo como sigue: se recomienda su realización antes de que las larvas inicien la segunda muda (estadioL3) , periodo que debe corresponder a mediados de Octubre aunque en función de la climatología del área este estadio puede llegar hasta finales de Noviembre. El periodo de aplicación se podría ampliar hasta mediados de Enero.

Un único tratamiento consigue controlar entre un 90 ? 95% de la población de la plaga, y el inicio de los efectos se manifiesta a partir de los 10 ? 15 días tras la absorción de las inyecciones.

 

 

TRATAMIENTO PERFORADORES DEL PINO

Barrenillo de los pinos  

Tomicus piniperda y Tomicus destruens. Coleóptero de la familia Scolytidae cuyo adulto (imago) alcanza de 4 a 4,5 mm de longitud. La cabeza y tórax son de color negro, los élitros, que son el par anterior de alas que se endurece, son de color castaño, al igual que las patas. Para su reproducción, cada pareja realiza una galería subcortical en los fustes y ramas de los pinos en la que la hembra pone a ambos lados los huevos. 

 

Estas galerías son muy características, rectilíneas y verticales, pudiéndose localizar fácilmente por los grumos de resina existentes en las entradas. Cuando las temperaturas son las adecuadas nacen las larvas, que realizan unas pequeñas galerías, generalmente perpendiculares a las maternas. Al terminar el desarrollo de las larvas éstas realizan una cámara de pupación en la corteza del árbol, y tras completarse la transformación, el insecto perfecto sale al exterior a través de un orificio que horada en la corteza. Los nuevos insectos adultos suben a las copas en las que perforan la médula de las ramillas terminales, para alimentarse y de este modo robustecerse y adquirir la madurez sexual.

Por lo tanto, los daños que provocan sobre las especies del género Pinus son las galerías subcorticales en fustes y ramas y las perforaciones de la médula de las ramillas terminales. Como consecuencia, los efectos son la muerte y caída de ramillas terminales a partir de finales del verano, y la muerte de los pies afectados por el corte de circulación de la savia debido a las galerías realizadas en el fuste.

En algunos textos se diferencia la especie Tomicus destruens de la descrita anteriormente. Morfológicamente son idénticas, y además las galerías también son iguales. Lo único que las diferencia es el ciclo biológico ya que mientras T. piniperda hiberna en estado de imago para realizar las entradas en los troncos a principios de la primavera, T. destruens no cesa su actividad invernal como consecuencia de los climas más suaves reinantes en su área de extensión.

 

Solicite Presupuesto

Usted es:

Galería de fotos

Una muestra de nuestra empresa en imágenes.

Cipreses

Cipreses

 Palmeras

Palmeras

Pinos

Pinos

Jardines

Jardines

Compartir