Control de Plagas desinfecciones y fumigaciones

Picaduras y mordeduras

Abejas y avispas

Abejas y avispas

Abejas de la miel - Apis mellifera

 

Abejas de la miel

  • Tamaño: 1.3 centímetros.
  • Color: Amarillo oro con franjas de color café oscuro.

Las abejas de miel, son la única abeja que establece colonias perennes que pueden sobrevivir hasta 10 años, algunas veces más. Estas abejas buscan polen y néctar en las plantas con flores para producir la miel con la que alimentan a la colonia durante los meses de invierno. La cera que producen hace que la tarea de remover los panales sea algo engorroso. Todas las colonias de abejas de la miel producen hembras y zánganos en la primavera. Las abejas reinas junto con los machos y algunas obreras suelen fugarse para comenzar una colonia nueva. Estos nuevos enjambres se ven en las ramas de árboles, en cercas de madera o en algunas construcciones mientras descansan para después emprender el vuelo en busca de un nuevo lugar para construir su nido. Debido a los cientos de abejas de los enjambres, se cree que estas abejas atacan a la gente. Estas dóciles abejas no son agresivas a menos que se les moleste en repetidas ocasiones.

Habitat: Generalmente las abejas levantarán su colmena en los árboles pero también en cuevas y grietas en formaciones rocosas. Algunas veces construirán su colmena en sótanos, o una chimenea dentro de casa.

Ya que las Abejas africanas no pueden distinguirse de sus primas las Abejas de la miel, es mejor mantenerse a distancia de cualquier nido de abejas. Solo apicultores expertos o profesionales en control de plagas, deben ser contratados para manipular nidos y colmenas. Nunca aplique tratamiento a las colmenas sin el equipo adecuado.

Las abejas al picar dejan el aguijón clavado y mueren, mientras que las avispas no y pueden volver a picar, además liberan una sustancia (”feromona”) que puede atraer a otras avispas de la colonia. Existen personas que son alérgicas a estos insectos y pueden sufrir reacciones graves después de una picadura.

 

Avispas - Vespula spp

 

Avispa

  • Tamaño: 0.750 pulgadas.
  • Color: Franjas negras y amarillas

Picaduras de abejas, avispas y hormigas.

Las picaduras de estos insectos son las más frecuentes. Ocasionalmente pueden causar la muerte, debida casi siempre a la reacción alérgica aguda producida por el veneno que inoculan. La avispa y la hormiga pueden utilizar su aguijón repetidamente, mientras que la abeja, especialmente la productora de miel, deja su aguijón y el saco venenoso adherido a la piel de la víctima.

Señales:
No todas las personas reaccionan de la misma forma a estas picaduras. Las manifestaciones pueden ser locales o generales.

Locales. Se presentan con mayor frecuencia y pueden ser:

  • Dolor.
  • Inflamación en forma de ampolla blanca, firme y elevado.
  • Enrojecimiento y picor de la piel en el área de la picadura.

Generales. Se presentan por reacción alérgica:

  • Picor generalizado.
  • Inflamación de labios y lengua.
  • Dolor de cabeza.
  • Malestar general.
  • Dolor de estómago (tipo cólico).
  • Sudoración abundante.
  • Dificultad para respirar.
  • Ansiedad, pudiendo llegar al shock, coma y muerte.

Atención general.
En toda picadura se debe hacer lo siguiente:

  • Tranquilice a la persona.
  • Proporciónele reposo.

Las abejas al picar dejan el aguijón clavado y mueren, mientras que las avispas no y pueden volver a picar, además liberan una sustancia (”feromona”) que puede atraer a otras avispas de la colonia. Existen personas que son alérgicas a estos insectos y pueden sufrir reacciones graves después de una picadura.

  • Retire el aguijón. Raspe el aguijón con cuidado. Hágalo en la misma dirección en la que penetró. Utilice para ello el borde afilado de una navaja o algún otro objeto punzante.
  • Aplique compresas de agua helada o fría sobre el área afectada para reducir la inflamación y disminuir el dolor y la absorción del veneno. Puede ser útil la aplicación de una solución de ¼ de cucharadita de papaina (ablandador de carne) disuelta con 1 cucharadita de agua. Si dispone del equipo de succión para animal ponzoñoso (alacrán, araña, serpiente), aspire varias veces.
  • Cuando se presenta reacción alérgica, suministre un antialérgico (antihistamínico) y traslade la víctima rápidamente al centro asistencial.


 

Llamar al: Número de emergencia del Instituto Nacional de Toxicología Teléfono 91 562 04 20

Llame al Teléfono 91 562 04 20 o a su número local de emergencias si alguien ha sido mordido por una serpiente, araña, insecto o animal. De ser posible, llame a la sala de urgencias con anticipación para que tengan el antídoto listo cuando la persona llegue.

Se trata de un servicio de emergencias gratuito y confidencial en España. Usted debe llamar si tiene cualquier inquietud acerca de las intoxicaciones o la manera de prevenirlas. No tiene que ser necesariamente una emergencia; puede llamar por cualquier razón, las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Esta línea nacional le permitirá hablar con expertos en intoxicaciones, quienes le darán instrucciones adicionales.

Recuerde: Número de emergencia del Instituto Nacional de Toxicología Teléfono 91 562 04 20

ATENCIÓN GENERAL PICADURAS Y MORDEDURAS

Actuación:

  • Siempre que sea posible es importante identificar el ejemplar que ha producido la lesión, para valorar si es venenoso.
  • Tranquilizar a la víctima y acompañantes. Las picaduras tienen tratamiento.
  • Mantener a la víctima en reposo y en una postura cómoda. Evitar movimientos innecesarios.
  • Si es necesario por estados de angustia o nerviosismo inmovilizar la zona afectada en posición funcional.
  • Ante la tumefacción o edema del miembro afecto, elevarlo.
  • Si es posible, lavar la zona con agua y jabón.
  • NO UTILIZAR desinfectantes o antisépticos QUE COLOREEN la zona enmascarándola.
  • A pesar de no existir un tratamiento específico para el loxocelismo cutáneo, se recomienda reposo con aplicación de frío local.
  • Traslado a un centro sanitario.
  • No se debe succionar la herida para intentar extraer el veneno, ya que esta medida no es eficaz y sólo incrementa el riesgo de infección porque se introduce la flora bacteriana bucal en la herida.
Compartir