Control de Plagas desinfecciones y fumigaciones

Picaduras y mordeduras

Medusas y animales marinos

Medusas y animales marinos

Picaduras de medusas

Medusas

La presencia de medusas en nuestras costas se convierte en un hecho frecuente, sobretodo en verano. Los temporales de levante las acercan hasta la orilla.

Este fenómeno natural no puede ser detenido, ya que no depende de la voluntad del hombre.

Las medusas no atacan por placer. Presentan unas células urticantes, conteniendo en su interior un veneno.

Cuando una medusa suelta su veneno, es para cazar o para defenderse de algún peligro.

Por norma general, las picaduras de medusas no suelen ser graves, aunque siempre hay excepciones.

Si hay algo que caracteriza a estas picaduras es la molestia y el ardor que presentan.

Síntomas de la picadura de medusa: Los síntomas comunes a las picaduras de medusas sin contar con que el paciente sea alérgico o tenga algún tipo de enfermedad que haga variar estos, son:

  • Dolor
  • Ardor
  • Inflamación
  • Enrojecimiento
  • Sangrado

Cuando una medusa nos ha picado primero sentiremos dolor y justo después, escozor en la zona que ha contactado con los cnidocistos de la medusa, el dolor y picor es inmediato.

En función de la medusa, pueden producirse unos trastornos que van desde la los mareos hasta pequeñas hemorragias, pasando por dolor de cabeza, náuseas, vómitos y fiebre.

 

Primeros Auxilios ante una picadura de medusa:

  • Lo primero que hay que hacer es limpiar la zona afectada por la picadura de posibles restos de filamentos.
  • Salir del agua: Si hay algún resto de tentáculo adherido a nuestra piel, debemos quitarlo, pero nunca con las manos. Utilizaremos unas pinzas. Una vez hayamos quitado posibles restos de filamentos, salimos del agua.
  • Llamar o acudir al puesto de socorro. Es lo ideal. Pero no todas las playas cuentan con una enfermería.
  • Aplicar frío. Tendremos que aplicar frío a la herida. Lo ideal sería hielo envuelto en una bolsa de plástico, para evitar contacto de la herida con agua dulce, durante unos 15 minutos.
  • Nunca deberemos usar agua dulce, hay que evitar el contacto del agua dulce con la zona afectada. El cambio brusco de salinidad en la herida podría activar células urticantes que aún no se hubiesen disparado.
  • Repetir la aplicación de frío. Si el dolor no se ha calmado al cabo de un cuarto de hora, volveremos a aplicarnos hielo, siempre envuelto en plástico.
  • Para limpiar la zona, el suero fisiológico es perfecto.
  • En caso de no haber, el agua salada también podrá ser una solución.
  • Si el dolor es muy intenso o el estado de la víctima empeora, deberá acudir a un centro médico de inmediato.
  • También se administrará un antihistamínico, para la reacción y un analgésico para el dolor.
  • En mujeres embarazadas, se deberá prestar especial atención a la hora de administrar el antihistamínico.
  • No frotarse. No debemos frotarnos la herida ni con la toalla, ni con ninguna otra prenda, ni con arena de la playa. Sólo con frío y agua de mar, en principio.
  • No rascarse. A pesar de posibles picores, no conviene rascarse la zona afectada.
  • Lavado profundo. Tras los primeros auxilios, habrá que lavar la herida con tintura de yodo o con alguna crema antihistamínica para evitar posteriores infecciones.
  • Cuidar la herida. No habrá que abandonar la cura de la herida hasta que cicatrice.


 

 

Llamar al: Número de emergencia del Instituto Nacional de Toxicología Teléfono 91 562 04 20

Llame al Teléfono 91 562 04 20 o a su número local de emergencias si alguien ha sido mordido por una serpiente, araña, insecto o animal. De ser posible, llame a la sala de urgencias con anticipación para que tengan el antídoto listo cuando la persona llegue.

Se trata de un servicio de emergencias gratuito y confidencial en España. Usted debe llamar si tiene cualquier inquietud acerca de las intoxicaciones o la manera de prevenirlas. No tiene que ser necesariamente una emergencia; puede llamar por cualquier razón, las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Esta línea nacional le permitirá hablar con expertos en intoxicaciones, quienes le darán instrucciones adicionales.

Recuerde: Número de emergencia del Instituto Nacional de Toxicología Teléfono 91 562 04 20

ATENCIÓN GENERAL PICADURAS Y MORDEDURAS

Actuación:

  • Siempre que sea posible es importante identificar el ejemplar que ha producido la lesión, para valorar si es venenoso.
  • Tranquilizar a la víctima y acompañantes. Las picaduras tienen tratamiento.
  • Mantener a la víctima en reposo y en una postura cómoda. Evitar movimientos innecesarios.
  • Si es necesario por estados de angustia o nerviosismo inmovilizar la zona afectada en posición funcional.
  • Ante la tumefacción o edema del miembro afecto, elevarlo.
  • Si es posible, lavar la zona con agua y jabón.
  • NO UTILIZAR desinfectantes o antisépticos QUE COLOREEN la zona enmascarándola.
  • A pesar de no existir un tratamiento específico para el loxocelismo cutáneo, se recomienda reposo con aplicación de frío local.
  • Traslado a un centro sanitario.
  • No se debe succionar la herida para intentar extraer el veneno, ya que esta medida no es eficaz y sólo incrementa el riesgo de infección porque se introduce la flora bacteriana bucal en la herida.
Compartir